Esta usted en:

Patrimonio Histórico


Castillo de la Laguna 
La torre de la Laguna, llamada por otros de Zarracotín, está emplazada al norte, a tres kilómetros de Génave, en dirección hacia Sierra Morena y Ciudad Real. Durante el periodo islámico fue un enclave fundamental en la estrategia de posición avanzada tanto para emitir señales de hogueras y humos, como para albergar una guarnición que pudiese prevenir movimientos de tropas y proteger a los poblados cercanos de ataques cristianos. Antes de que el tiempo la deteriorase irreversiblemente esta torre fue un eficaz elemento defensivo por la severidad de su construcción y la solidez de sus piedras. 
Con planta rectangular, fue construida en tapial de argamasa. En sus proximidades aún pueden verse los restos de otros muros que pudieron formar parte de la muralla que circundaba esta torre. Su estructura y técnica constructiva es muy similar a otras muchas fortalezas de la Sierra de Segura. 
En 1985 este inmueble fue declarado Bien de Interés Cultural.
Torre de la Tercia 
El Torreón de la Tercia, de impresionante estructura cúbica, está situado en el centro de la población. Tras la conquista cristiana la Sierra de Segura fue controlada por la Encomienda de la Orden de Santiago y tuvo que soportar “razzias” y ataques de intimidación de tropas sarracenas, por lo que éste y otros torreones actuaron de parapeto en estas escaramuzas bélicas. 
Esta torre, que pudo sustituir a la antigua fortaleza islámica, podría identificarse con la torre del homenaje de un pequeño castillo bajomedieval de mampostería irregular. Tiene planta cuadrada y en su interior se conservan dos estancias cubiertas con bóvedas de medio cañón apuntado. 
La torre fue declarada en 1985 Bien de Interés Cultural.
Iglesia de la Inmaculada Concepción 
El más significativo de los bienes culturales de Génave es la iglesia parroquial de la Inmaculada Concepción. Se inició en el siglo XIII con la semántica propia del Gótico, en los siglos siguientes se configuró la mayor parte de la fábrica según la lexicografía artística del Renacimiento y finalizaron las obras en el siglo XVIII en estilo barroco.
Su nave es rectangular, estructurada en cinco tramos que separan arcos formeros apuntados sobre semipilares, y está cubierta con techumbre de madera de par e hilera a dos aguas. El lado derecho presenta cuatro capillas cubiertas con medio cañón. La que acoge a la patrona, la Virgen del Campo –el grupo escultórico que forman María y el Niño es del siglo XX–, tiene su acceso a través de un arco de medio punto sobre pilares con pilastras cajeadas con capiteles con ovas y dardos. En el lateral izquierdo se aloja una capilla-hornacina con arco de medio punto. El presbiterio tiene testero plano, está cubierto con medio cañón con lunetos y se accede a él a través de un arco toral de medio punto sobre pilares con entablamentos. 
A los pies del templo están la torre, el coro en alto y la puerta. La torre es renacentista, construida con sillería, de base cuadrada, cuenta con huecos para campanas y se cubre a cuatro aguas. Merecen destacarse, además, sus dos portadas también renacentistas, situada una, la más valiosa, en el lado del Evangelio, y la otra a los pies. Su porche, de construcción muy posterior, es significativo en cuanto que supone la inserción de un elemento de arquitectura popular. 
Otros monumentos 
Junto a la iglesia se encuentra un pilar circular, en piedra, levantado en el siglo XX y rodeado de jardinería, que cuenta con pilar, piña terminal y dos tazas. Otro edificio representativo de la estética contemporánea es la casa de arquitectura ecléctica situada en una esquina de esta misma plaza. Su mampostería imita sillares y sus huecos son adintelados, están ordenados simétricamente y los complementan ornamentalmente antepechos con rejería, pilastras y frontones triangulares.
Galería de imágenes
 
 

 




Ayuntamiento de Génave

Información Legal | Accesibilidad